México, en épica semifinal (2-3)

En un partido vibrante e inovlidable, México derrotó a Alemania por 3-2 y se clasificó para disputar la final de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2011. Allí, su rival será Uruguay, que previamente derrotó por 3-0 a Brasil. El encuentro se disputó en el Estadio Torreón de la ciudad homónima el jueves 7 de julio.

El Tri salió decidido a imponer desde el inicio su juego de toque y rotación en pleno campo alemán, pero poco y nada había pasado cuando se encontró arriba en el marcador. El autor del tanto fue volante derecho Julio Gómez, quien hizo la diagonal desde su sector para cabecear al gol un buen centro de Jorge Caballero desde la izquierda (3’, 0-1).

Fiel a su estilo, México no retrocedió ni un metro, y eso a pesar de conocer la velocidad y precisión de un equipo alemán que, por primera vez en el torneo, estaba en desventaja. De hecho, tuvo una nueva prueba de estas cualidades tan sólo un minuto después de que Carlos Fierro no lograra disparar a puerta desde dentro del área: en el contragolpe, Samed Yesil recogió un despeje fallido de Antonio Briseño y anotó su sexta diana con un disparo bajo y esquinado (10’, 1-1).

El anfitrión sintió el impacto, aunque no perdió la iniciativa. Recién a partir del minuto 25 se vio lo mejor de Alemania, siempre gracias a la conducción de Levent Aycicec y a la movilidad del peligrosísimo Yesil, una verdadera pesadilla para la zaga mexicana durante el primer tiempo. El mismo Yesil arañó dos veces el segundo, pero en ambas le faltó la misma pizca de puntería que a sus compañeros Noah Korozowski, antes, y Okan Aydin, después.

Sobre el final de la etapa, México volvió a inquietar dos veces a Odisseas Vlachodimos, pero en ambas el arquero respondió con solidez, primero ante una media vuelta de Jorge Espericueta a los 37’, y luego para desviar un remate colocado de Marco Bueno a los 43’.

Emociones a montones

Alemania se mostró más activa en el arranque del complemento, a punto tal que ya al minuto Aycicec había puesto a prueba a Sánchez. No obstante, aquel dominio inicial no se tradujo en situaciones claras, y pronto México arrimó peligro otra vez a través de Espericueta, cuyo zurdazo fue desviado por Vlachodimos, y un centro de Gómez que Korozowski casi introduce en su propio arco.

Pero los teutones hicieron gala una vez más de su gran variedad de recursos ofensivos. Esta vez, le tocó el turno a su capitán Emre Can, quien recibió un pase a la salida del círculo central en campo rival, dejó a un par de rivales en el camino y definió con categoría ante la salida de Sánchez (60’, 2-1).

Raúl Gutiérrez no esperó para meter mano en la banca, y en un lapso de seis minutos utilizó sus tres cambios en búsqueda de respuestas. Fue justamente José Tostado quien casi iguala la contienda a los 73’, pero Vlachodimos se mostró nuevamente rápido de reflejos. El arquero, no obstante, se vio sorprendido cuando Espericueta ejecutó con mucha rosca un tiro de esquina desde la derecha, estableciendo el empate con un inesperado gol olímpico (76’, 2-2).

El partido se hizo muy emotivo. Con el corazón en la mano, los dos fueron a buscar el triunfo, y cada uno contó con oportunidades nítidas. Hasta que llegó ese instante en que Gómez, lesionado durante la jugada del empate, vio el caer el balón del cielo tras un tiro de esquina, y con una impresionante media chilena le dio la victoria y la clasificación al dueño de casa (90’, 2-3).

Fuente: FIFA.com

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s